ACOLFUTPRO

Home

Historia

Así nació ACOLFUTPRO

La inquietud por crear una asociación que defendiera los derechos de los futbolistas profesionales en Colombia surgió en el año 2003, cuando Luis Alberto García, quien todavía era futbolista activo, sufrió  una grave lesión de rodilla y se vio afectado porque el Independiente Santa Fe, que era el club al que estaba vinculado en ese entonces, no pagaba los aportes a la seguridad social, una práctica normal en la mayoría de los clubes para ese entonces.

García vivía en carne propia la desprotección y los abusos a los que estaban sometidos los futbolistas profesionales en Colombia, quienes no contaban con un organismo que los protegiera, a diferencia de lo que ocurría en Argentina y en Uruguay, países en los que tuvo la posibilidad de ejercer su profesión y donde pudo ver como el futbolista tenía un estatus de trabajador, gracias a que desde hacía varias décadas cada uno contaba con una agremiación sólida y reconocida que lo respaldaba: Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales (MUFP), respectivamente.

Motivado por todo esto García comenzó a informarse a fondo sobre el tema y para eso contó con el apoyo del exfutbolista argentino Carlos Pandolfi, quien trabajaba para la FAA y quien era muy recordado en Colombia, especialmente por su paso exitoso por el Independiente Santa Fe a mediados de los años 70.

De esta manera García recopiló la información necesaria, basado en la experiencia del gremio argentino y fue así como decidió poner en marcha un proyecto muy importante como fue la creación de una asociación que reuniera y trabajara por la defensa de los derechos de sus colegas en Colombia.

Su trayectoria como profesional y su experiencia como jugador de Selección Colombia, le facilitó a García ponerse en contacto Iván Ramiro Córdoba, quien entonces jugaba en el Inter de Milán y era el capitán del equipo nacional. Este referente del fútbol colombiano recibió con agrado y apoyó la iniciativa de García, por lo que entre los dos iniciaron la búsqueda de una persona idónea, que les diera asesoría en los temas jurídicos.

Fue así como contactaron al abogado bogotano Carlos Francisco González Puche, quien fue futbolista profesional en la década de los 80, en clubes como Millonarios y América, entre otros y quien aceptó de inmediato apoyar este complejo, pero ambicioso proyecto.

González Puche también había vivido en carne propia los abusos de los directivos en su época como futbolista y en 1997 demandó la ley del deporte por ser inconstitucional. Su fundamento fue el fallo Bosman y consiguió que la Corte Constitucional, a través de la sentencia C-320 de 1997, reconociera la condición de trabajadores a los futbolistas en Colombia y su libertad de movimiento a la terminación del contrato. En 1998 González Puche presentó una acción de amparo constitucional para liberar a cuatro futbolistas que eran propiedad del Deportivo Independiente Medellín, generando el precedente legal en beneficio de todos los futbolistas.

Por su parte, García y Córdoba ya habían compartido la idea con otros referentes de la selección Colombia como Mario Alberto Yepes, quien jugaba en el Nantes de la liga francesa; Juan Pablo Ángel, en el Aston Villa de Inglaterra y Óscar Córdoba, que jugaba en el Besiktas de Turquía. Todos estuvieron de acuerdo con la necesidad de crear una organización que defendiera los derechos de los futbolistas en Colombia, especialmente porque todos ellos estaban familiarizados con los sindicatos de futbolistas, debido a su paso por la liga de Argentina y en su paso por Europa. Así comenzó a forjarse un movimiento fuerte para ayudar a los jugadores en Colombia.

Fue así como García y compañía contactaron a González Puche y de inmediato decidieron realizar una reunión en la concentración de la Selección Colombia, en noviembre del 2003, en la que se acordó la creación de ACOLFUTPRO, lo que se consolidó como un hecho en marzo del 2004.

¡Ellos marcaron el camino!

Desde su fundación, en el año 2004, han sido varios los casos de éxito en los que ACOLFUTPRO ha brindado apoyo y acompañamiento jurídico a futbolistas que marcaron el camino y sentaron un precedente en la reivindicación de los derechos. Ellos, tienen hoy un espacio para ser reconocidos por su valentía al ejercer mediante acciones legales o reglamentarias su derecho al trabajo y exigir las condiciones para tener una vida digna para ellos y sus familias.

Son muchas Las represalias y condicionamientos que han sufrido los futbolistas en nuestro país. La existencia de pactos o acuerdos entre los clubes profesionales del fútbol colombiano para impedir que futbolistas que hayan defendido sus derechos sean contratados es una de ellas; hacerlo extensivo para impedir que algunos de los futbolistas pudieran hacer parte de nuestro combinado nacional fue también una forma de señalar a quien legítimamente exige sus derechos.

Los derechos constitucionales y laborales que le han sido reconocidos a los trabajadores nacional e internacionalmente, se han visto quebrantados de manera flagrante con esta practica ejercida por los directivos del fútbol Colombiano. También se violan los mandatos que están obligados a cumplir por disposición expresa de los Estatutos de la FIFA como de Colfútbol donde se establece que «está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por su origen étnico, sexo, lenguaje, religión, política y por cualquier otra razón y es punible con suspensión o excursión». Sin embargo en Colombia la llamada «Lista Negra» existe aunque ACOLFUTPRO la haya visibilizado y rechazado de manera irrestricta.

Miembro de FIFPRO

ACOLFUTPRO EN TWITTER