Dayro Mauricio Moreno: “Me he ganado el cariño de la gente con mis actuaciones y mis goles”

Dayro Mauricio Moreno: “Me he ganado el cariño de la gente con mis actuaciones y mis goles”

El delantero tolimense, que acaba de cumplir 37 años, anotó el 22 de julio pasado su gol número 300 como profesional y la cuenta sigue en aumento gracias a su exitoso presente con el Atlético Bucaramanga. Su larga trayectoria está engalanada por ocho botines de oro, siete en Colombia y uno en México, así como por varios títulos. Ha jugado con los equipos más grandes de Colombia, ha tenido experiencia en ligas extranjeras y cree que mereció más oportunidades con la selección Colombia. Por su trayectoria de 19 años y todos estos logros, ACOLFUTPRO le ofreció un reconocimiento que lo emocionó.

EL FUTBOLISTA No. 20 | jul-sep 2022
EL FUTBOLISTA No. 20 | jul-sep 2022

Sus inicios

Así lucía Dayro Moreno cuando debutó como profesional con el Once Caldas. Foto: archivo particular.

Dayro ¿cómo fueron sus inicios en el fútbol, qué recuerda?

Mis primeros pasos fueron en el pueblo, en Chicoral. En Navidad nunca les pedí a mis padres Nintendo ni nada, pura pelota, puro balón. Empecé en mi pueblo y luego me fui para Ibagué con un equipo que se llamaba Fonelec. Ahí empecé este sueño. Ahí, gracias a Dios fue cuando pasé a la selección Tolima y tuvimos un torneo prejuvenil en Manizales, donde me vio (Carlos) ‘Panelo’ Valencia. Así llegué al Once Caldas.

¿Fue más rápido de lo que esperaba?

La verdad tenía el sueño concreto de jugar fútbol profesional y cuando llegué a las inferiores del Once Caldas tenía esa meta, de pasar rápido al equipo profesional y gracias a Dios lo conseguí a los 16 años, cuando debuté contra Pasto. Fui con esa ilusión y gracias a Dios he conseguido cosas muy grandes en mi carrera.

¿Siempre fue goleador?

En los torneos que yo jugaba en el pueblo siempre era goleador, gané varios trofeos como goleador. Mi Dios me mandó con ese don, lo conseguí y estoy haciendo historia en el fútbol.

¿Trabaja para perfeccionarlo?

Claro. Uno nace con eso, pero trabajando cada día uno mejora muchísimo. En el Once Caldas tuve entrenadores que me enseñaron cosas muy buenas fui aprendiendo de eso para hacer movimientos que no sabía y así empecé a hacer más goles. Tuve la fortuna de tener entrenadores que me enseñaron muchísimos movimientos para hacer goles.

¿Qué personas marcaron para usted ese inicio como profesional?

Siempre he tenido tres jugadores que a mí me marcaron desde que empecé, que son Juan Carlos Henao, Samuel Vanegas y Arnulfo Valentierra. Cuando yo empecé en el Once Caldas ellos fueron los que me ayudaron ahí, me daban consejos, yo los recibí de la mejor manera y por eso estoy donde estoy en este momento.

¿Cómo tolimense, soñó con jugar en el Tolima?

El destino a uno lo marca. Cuando me dijeron que Once Caldas, dije: de una, no lo dudé. Los sueños uno los tiene para cumplirlos y mi sueño era estar en un equipo profesional. Por eso cuando me llamaron del Once Caldas fui de una vez. En el Tolima, es el equipo de mi tierra, pero la verdad nunca tuve la oportunidad de jugar allá.

¿Buscó una oportunidad en el Tolima, golpeó la puerta allí?

Sí, claro. Tuve la oportunidad de dialogar con el senador (Gabriel Camargo) y con el que en ese entonces era el presidente, el ‘Pitirri’ (Ricardo Salazar), gran persona. Él fue hasta el pueblo, pero no se concretaron las cosas, pero bueno, el Once Caldas fue el que me abrió la puerta y me lo ha dado todo.

Tuvo la fortuna de llegar a un Once Caldas que comenzaba una etapa brillante…

Al Once le debo todo porque, aparte de que me fui muy joven para allá, gané cosas muy importantes. Además, la ciudad, la gente hinchas me quiere muchísimo y mucho más cuando quedamos campeones de la Libertadores y yo con 18 años. Fue un sueño hecho realidad entonces eso me marcó muchísimo en mi vida.

¿Qué recuerda de esa experiencia en el 2004, cuando derribaron varios gigantes en la Libertadores?

¡Una locura! La verdad es que yo tenía apenas 18 años, imagínate lo que se siente jugar y ganarles a equipos tan grandes como Santos, Sao Paulo y Boca en la final de un torneo tan grande como la Copa Libertadores. A mí eso me marcó muchísimo y siempre estaré muy agradecido con el Once Caldas y con la ciudad de Manizales.

¿Cómo fue la experiencia en Rumania con el Steaua Bucarest?

Fue una experiencia bonita porque alcancé a jugar la Champions League y la Copa de la UEFA. El primer año fue muy motivante, pero para el segundo año, como a veces pasa, no me acoplé a lo que quería el técnico y tomé la decisión de volver al Once Caldas.

Luego pudo regresar al exterior ¿Cómo fue la experiencia en México?

Me llamaron de México y allí también viví una experiencia muy linda. En México me fue muy bien, allá también tuve la posibilidad de ser goleador de la liga mexicana y eso me marcó mucho también.

¿Qué ha sido lo más satisfactorio en el fútbol para usted?

Tengo muchas cosas: ser goleador, pero lo que me ha marcado más es el título de la Libertadores porque Manizales se volvió una leyenda. Yo con 18 años y ya campeón de Libertadores, eso te marca muchísimo la vida. Entonces eso es lo que destaco de mi carrera futbolística.

¿Cuál ha sido el reto más difícil?

Retos difíciles he tenido muchísimos, pero hay un momento muy complicado. Estaba con la selección Colombia Sub-20 por allá en Corea y en ese momento se murió mi tío Jairo Moreno, que era como mi papá, una persona muy especial. Eso me dolió muchísimo. La verdad es que casi me vuelvo loco en Corea.

A propósito ¿Qué recuerda de esa Selección Sub-20 que marcó una época en el fútbol colombiano?

Era un equipazo. Marcamos una historia muy linda en el fútbol colombiano porque Colombia no ganaba ese torneo Sub-20 desde hacía muchísimo tiempo. Con esa ‘banda’ que teníamos superamos a todos, a los más fuertes como Brasil, Argentina -que tenía a Messi y era un gran equipo- también a Uruguay… Esos eran los equipos más competitivos en ese momento. Nosotros sacamos la jerarquía y fuimos campeones en Manizales.

¿Cómo era esa competencia por el puesto? porque ese equipo tenía muy buenos delanteros como Falcao, Rodallega, Wason Rentería…

Teníamos cinco delanteros y todos éramos de élite. La competencia era muy sana. Siempre fuimos grupo y sacamos ese campeonato adelante.

¿Qué recuerda de lo que les decía entonces el técnico Eduardo Lara?

Yo al ‘profe’ Lara lo recuerdo y lo quiero muchísimo. Además es como mi padre y así se lo he dicho. Es una gran persona, un gran ser humano, nos daba muchos consejos a todos y a cada uno de nosotros. Nos hablaba mucho y por eso ese proceso dio tantos frutos. Aparte de ser un gran profesional es una gran persona, un gran ser humano. Yo le aprendí muchísimo al ‘profe’ Lara.

Justamente estando en esa selección Sub-20 se produjo la huelga porque no les cumplieron con el premio… ¿Cómo recuerda ese episodio?

Creo que fue el momento en el que ACOLFUTPRO comenzó a hacerse fuerte. Íbamos a hacer una gira por Francia, Corea y después íbamos a Holanda, donde era el mundial Sub-20 en el 2005. Recuerdo que estábamos en el hotel Tequendama y no nos habían pagado el premio del título en el Suramericano, entonces nos paramos y con el apoyo de la agremiación, dijimos que no íbamos a viajar.

La gente de la federación se movió rápido porque eso fue como tres horas antes de salir para el aeropuerto. El presidente nos envió a un directivo para negociar. Nosotros nos mantuvimos en que si no nos pagaban no viajábamos. Entonces ya empezaron a pedirnos las cuentas a cada uno y nos dijeron que al otro día nos consignaban el dinero.

¿Cómo estaban sus compañeros?

Nosotros estuvimos firmes. En el grupo teníamos gente que tenía ya recorrido, por ejemplo (Freddy) Guarín que estaba en Boca y otros con bastante experiencia. Nosotros tuvimos el apoyo de la asociación y ellos nos vieron firmes y como se dice: ‘se cagaron’. Ellos nos pidieron las cuentas, pero nosotros llegamos a Francia y no entrenamos hasta que no consignaron la plata.

¿Qué opina del trabajo que hizo ACOLFUTPRO en ese momento?

Creo que la agremiación ha cogido mucha fuerza, porque defiende nuestros derechos como futbolistas. Estoy muy agradecido con todos los que trabajan en la agremiación porque nos dan un respaldo muy importante.

¿Cómo ha visto la transformación de la profesión del futbolista con el trabajo de ACOLFUTPRO?

Creo que gracias a la agremiación se ha cambiado mucho lo que es la mentalidad del futbolista, de los directivos, de todos. Han mejorado nuestras condiciones de trabajo. Entonces para nosotros es vital tener ese respaldo, nos ha llenado de confianza.

Dayro y sus goles

¿Recuerda el primero que anotó?

Sí, claro. Fue contra el Unión Magdalena. Estábamos jugando en Manizales y se dio un tiro libre de Valentierra que me quedó el rebote y la metí, fue el primer gol de mi carrera como profesional. Fue una alegría muy grande, aparte llevaba muy pocos partidos jugados y marcar mi primer gol me llenó de motivación.

¿Cuál ha sido el gol más bonito?

Tengo muchísimos (risas).

Escoja uno…

En el 2010, incluso fue el mejor gol de la Copa Libertadores. Fue contra Sao Paulo en Manizales. Ese día les ganamos 2-1. Arranqué desde mitad de cancha, encaré y anoté. Ese el gol más importante que he tenido en mi carrera por lo que significó y porque fue el mejor gol de la Copa Libertadores ese año.

¿Uno en el que haya tenido mucha suerte?

Contra Argentina, el más fácil, el del 2-1 (risas).

¿Cómo fue?

En El Campín en las eliminatorias para el mundial del 2010. Yo recibo y quedo solo y se la puse a Wason (Rentería) para que la metiera. El remató y yo, prácticamente en la línea, la empujo.

A propósito de selección Colombia ¿Cree que fue bien tratado, que tuvo las oportunidades suficientes para mostrar sus condiciones?

La verdad quedé con ese sabor amargo. Recuerdo mucho que para el Mundial del 2014, yo había quedado goleador con Millonarios en los dos torneos, pero el profe (José) Pekerman no contaba conmigo. Eso me quedó marcado porque yo trabajé mucho para eso, para ir al mundial, pero bueno, no se dio la posibilidad.


¿Llevaba la cuenta de sus goles?

La verdad no tenía esa cuenta. Yo hacía y hacía goles… Cuando me dijeron que estaba cerca de los 300 entonces ya reaccioné, me puse a investigar y sí, esos son los que he conseguido hasta el momento. Cuando me dijeron que llegaba 290, ahí empecé a llevar la cuenta. Cuando tuve la posibilidad de anotar 300 fue muy especial para mi carrera.

¿De penalti tiene muchos?

Sí, claro muchísimos, todos esos suman. Yo le pegaba siempre duro en los penaltis y aseguraba. Un día, estando en México, quise cambiar… Yo había visto como le pegaba Valentierra en el Once, que le pegaba suave y engañaba al arquero. Me propuse hacer esa, y pateo mirando al arquero, no al arco.

¿Cómo ha sido esta experiencia en el Bucaramanga?

La verdad es que desde que llegué acá a Bucaramanga la gente me ha hecho sentir como en mi casa eso le da confianza a uno. Yo vine acá con el propósito de ser campeón y goleador. Estoy muy agradecido con el cuerpo técnico, con la junta directiva que confiaron en mí. Cuando a uno como jugador le demuestran esa confianza, uno tiene que responder en la cancha haciendo goles que es lo que me caracteriza.

Con sus goles se ha ganado el cariño de la hinchada en varios clubes…

Eso se lo gana uno con trabajo, con esfuerzo. He tenido la suerte que donde he ido me ha ido muy bien, pero eso es fruto del trabajo y el sacrificio que uno hace. Me he ganado el cariño de la gente con mis actuaciones y mis goles, que hablan por mí. Ese es el día a día mío. Dejar huella en el fútbol colombiano es un orgullo muy grande. Eso no se borra, eso siempre va a estar ahí.

¿Cúanto tiempo más cree que estará activo?

Me falta muchísimo. Todavía hay mucho Dayro Moreno para el disfrute.

¿Ha pensado en el retiro?

No, todavía no pienso en eso. Pienso en hacer goles en cada partido.

¿Quiere seguir vinculado al fútbol cuando se retire?

Sí, claro. El fútbol es todo para mí, después de mis hijas y de mi madre.

¿Le gustaría ser técnico?

No, técnico no. Me gustaría ser empresario.

¿Y ese nuevo look, con el pelo amarillo a qué se debe?

A mí me gusta la locura y hay que cambiar el look de vez en cuando…

¿Los tatuajes tienen algún significado especial?

No, son un hoobie para mí. Tengo uno en la espalda como Dios entregándome el trofeo de goleador.

¿Usted cómo cree que lo ven los colegas hoy?

Como un referente, la verdad me caracterizo por ser un buen ser humano, una gran persona. Siempre lo he dicho, con humildad ante todo, eso es lo más importante en el fútbol.

¿Qué mensaje le envía a sus colegas?

A todos mis colegas, que sigan adelante que el fútbol colombiano está creciendo mucho porque hay mucho talento, buenos equipos.

“Estoy emocionado, estos premios lo llenan a uno de orgullo”

El pasado 6 de septiembre los representantes de ACOLFUTPRO viajaron a la ciudad de Bucaramanga para hacerle un homenaje a Dayro Moreno, por su reciente logro. En su sitio de entrenamiento, junto a sus compañeros de equipo, Luis Alberto García, secretario general de la agremiación le hizo entrega de una placa con la siguiente inscripción: ACOLFUTPRO otorga el presente reconocimiento a Dayro Mauricio Moreno por alcanzar la histórica cifra de 300 goles en el fútbol profesional anotados a lo largo de sus 19 años de carrera, en competiciones oficiales con selección nacional y con 10 equipos de las ligas de Colombia, Bolivia, Argentina, México, Rumania y Brasil. Destacamos este logro significativo de un futbolista que siempre ha sobresalido en los clubes donde ha prestados sus servicios por su talento y por su extraordinaria capacidad goleadora.

Las palabras de Dayro:

“Muy agradecido, de parte mía y del grupo también, la verdad que esto para mí es un orgullo muy grande. Esto no es solo mío sino de los compañeros también. La verdad, muy emocionado porque estos premios lo llenan a uno de orgullo y para cuando uno se retire lo tendré como un bonito recuerdo para mis hijas, para mis nietos. Mil gracias a ustedes por este premio y ojalá sean muchísimos más”.

Sus números

Contenido relacionado

¡EL FUTBOLISTA ya está aquí! Ya puede leer la edición 21 de nuestra revista

¡EL FUTBOLISTA ya está aquí! Ya puede leer la edición 21 de nuestra revista

Calificación de pérdida de capacidad laboral: un derecho de los trabajadores futbolistas

Calificación de pérdida de capacidad laboral: un derecho de los trabajadores futbolistas

Referentes | Carmelo Valencia

Referentes | Carmelo Valencia

#Mujeresfutbolistas | Paola Rincón

#Mujeresfutbolistas | Paola Rincón

Miembro de FIFPRO

ACOLFUTPRO EN TWITTER